MURALLAS DE RAFALÍ

Otro elemento de interés histórico es la Muralla de Rafalí. El primer núcleo de población de la Font d'en Carròs, se estableció en la parte más alta denominándose El Rafalí.

El Rafalí está emplazado en el sureste del núcleo urbano. El límite oriental coincide con el asentamiento urbano de la baja edad media y la edad moderna. Las ampliaciones urbanas más significativas durante la edad moderna se detectan al norte y al oeste del recinto primigenio.

Este primer núcleo de población estuvo amurallado para la defensa de sus habitantes. Comprendía el actual solar de la Iglesia de San Antonino Mártir y las calles adyacentes de la subida del Crist de l’Empar, Delícies, Goleta, Sant Domènec, de Sant Joan, Regalessiar, Rebollet y Calvari. Posteriormente tuvo una extensión aproximada de 800 m lineales, existiendo hoy en día restos que lo justifican. Además, hay indicios de existencia de dos torres.

Actualmente, en su parte Este y Sur, quedan unos 100 metros de lienzo de muro, con un trazado perteneciente al s. XIV y construida al estilo morisco. Las murallas gozan de la consideración de Bien de Interés Cultural (BIC). El conjunto fortificado del Portal Roig y el Rafalí forma una especie de fortín, con un recinto poligonal dotado de torres y flancos en forma de sierra, que permitían la defensa de la entrada oriental de la villa, por el Portal Roig, así como el control y la vigilancia de los dos caminos que, desde el oriente, llegan hasta las puertas de este singular lugar: El Camí del Calvari, que une los asentamientos del Castillo y Villa de Rebollet con el pueblo, y el camino del cementerio viejo, que rodea por el sur el promontorio donde se asienta la Font d'en Carròs. Quedan restos del empedrado primitivo que cubría el Camí del Calvari.